Las placas solares para autoconsumo son una tecnología de generación de electricidad gracias a la fuente de energía del sol (energía solar) que debido a los precios de los componentes, a la madurez de la tecnología y al alto precio de la electricidad es una instalación que es muy actual.
En este post queremos contaros que hay detrás de la electricidad con placas solares, es decir, qué es la energía fotovoltaica y cómo podemos usar la energía fotovoltaica en casa o en nuestro negocio.

¿Qué es la energía fotovoltaica?
La energía fotovoltaica se genera en unos paneles solares o placas solares que están hechos de un material (normalmente semiconductores) que gracias a la radiación del sol generan una corriente eléctrica que si se usa o se almacena puede sustituir a la electricidad que usamos normalmente. Para ello hay que hacer una instalación de placas solares o instalación de energía solar fotovoltaica en el lugar en el que queramos usarla.

¿Qué son las placas solares?
Las placas solares son los paneles que se instalan para convertir la energía del sol en electricidad.

¿Qué elementos componen una instalación de energía fotovoltaica?
Para que una instalación de placas solares de energía fotovoltaica funcione correctamente se deben instalar las placas en una zona soleada, normalmente se usa la cubierta de las casas como los tejados, azoteas o terrazas para la instalación de de las mismas, aunque también se pueden instalar en zonas o jardines que estén en planta baja teniendo siempre en cuenta que no debe darle sombra a ninguna de las placas solares para que el rendimiento sea óptimo.
Además de las placas solares se deben instalar otra serie de equipos como las baterías que sirven para acumular la energía eléctrica y el inversor que es un elemento para convertir la energía eléctrica que proviene de las placas fotovoltaicas en energía eléctrica disponible para usar en nuestra casa o empresa.

¿Qué ventajas tiene la energía fotovoltaica?

La principal ventaja que tiene la energía solar es que es inagotable y es gratuita de forma que mientras haya radiación de luz solar el sistema genera electricidad.
Esto tiene dos ventajas principales, una que es gratuita por tanto no tendremos que pagar ninguna tarifa eléctrica para tener electricidad en casa.
Otra ventaja es que es una energía limpia y su generación y aprovechamiento no produce ningún residuo ni perjudica el medioambiente.

¿Cómo puedo ahorrar con la energía fotovoltaica?

La forma de ahorrar dinero con la energía fotovoltaica es la siguiente: La instalación del sistema de placas solares tiene un coste pero dicho coste se puede comparar con el ahorro que se produciría en nuestra factura de electricidad, este estudio podemos hacerlo desde Jovitel para comprobar que el ahorro es considerable. Otra forma de conseguir un buen ahorro es gracias a las subvenciones, la instalación de estos sistemas de placas solares para energía fotovoltaica están subvencionados por diferentes administraciones de forma que el coste de la instalación se reduzca considerablemente.
En ocasiones el sistema se puede instalar de forma que si generamos más electricidad de la que necesitamos ésta se puede volcar a la red de forma que generaría un beneficio económico en nuestra factura de electricidad.

¿Hay subvenciones para placas solares?
Sí, suele haber subvenciones, depende de dónde vivas y de la administración que tenga competencias en cada territorio. Ponte en contacto con nosotros y te ayudamos.

Dónde puedo cargar un coche eléctrico, qué tipo de cargador necesito, quién puede realizar la instalación… ¿Quieres saber cómo instalar un cargador de coche eléctrico? Sigue leyendo.

Si acabas de comprar un vehículo eléctrico o estás pensando en hacerlo, seguro que te has preguntado dónde puedes cargar el coche eléctrico. En este sentido tienes dos opciones. Una: instalar el cargador del coche eléctrico en garaje privado. Dos: instalar el cargador del coche eléctrico en garaje comunitario.

En este último caso, necesitarás avisar previamente al presidente de la comunidad o al administrador de la misma. Basta con informar, tal y como podemos leer en la Ley de Propiedad Horizontal. Eso sí, en cualquiera de los casos, debes disponer de una plaza de aparcamiento propia.

Una vez decidido el lugar de la instalación, es hora de elegir uno de los tipos de cargadores de coche eléctrico. El enchufe doméstico puede cargar un coche eléctrico, pero evidentemente no es el más idóneo porque no genera suficiente energía. De ahí que sea tan importante utilizar el cargador adecuado para tu vehículo.

¿Y quién se encarga de instalar el cargador de coche eléctrico? Lo mejor es que contrates los servicios de una empresa especializada. Desde Jovitel realizamos la instalación de cargadores eléctricos en Málaga, tanto para hogares como para empresas.

Entre nuestros servicios se encuentra el de instalar cargadores tipo Wallbox en Málaga, muy fáciles de usar y con los que los usuarios pueden disponer de potencias de recarga superiores a un enchufe convencional y disfrutar de comodidades como cable integrado, control de potencia dinámico, app para smartphone, etc.. Circutor, Orbis o Simon son otros de los cargadores que instalamos y también realizamos instalaciones de cargadores de fabricantes de coches eléctricos.

En cuanto al presupuesto, en Jovitel tenemos cargadores para vehículos eléctricos desde 469€ incluyendo la instalación. No obstante, nuestros profesionales pueden visitarte sin compromiso para presupuestarte la mejor solución. Hay que tener en cuenta la cantidad de metros entre el contador y la plaza de garaje, entre otras cuestiones.

Si ya sabes dónde instalar el cargador eléctrico, qué tipo de conector es el más adecuado para tu vehículo y has contratado a Jovitel para su instalación, es el momento de resolver otra de tus dudas: ¿cuánto tarda un coche eléctrico en cargarse? El intervalo puede ser de 5 minutos a 12 horas, dependiendo de si usas un enchufe Schuko (doméstico) o un cargador tipo Wallbox.

Realizar las recargas de forma adecuada hará que el estado de la batería y, por tanto, el rendimiento del coche eléctrico sean siempre óptimos. Por eso te recomendamos que leas nuestro blog con las 7 cosas que debes saber antes de comprar un cargador de coche eléctrico.

Los cargadores de coche eléctrico en las comunidades de vecinos se instalan cuando el propietario del vehículo eléctrico no tiene garaje privado. Los puntos de recarga cada vez son más frecuentes en los edificios de nueva construcción. No obstante, si necesitas instalar el cargador de pared en el garaje comunitario, toma nota de los siguientes pasos a seguir. 

1. Avisar a la comunidad de vecinos de la instalación del cargador eléctrico

Lo primero que debes hacer para poder cargar el coche eléctrico en el garaje comunitario es avisar al presidente de la comunidad o al administrador de la misma. Así lo dice la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), que regula la instalación de puntos de recarga para coches eléctricos en su artículo 17.5.

Tal y como podemos leer en el Boletín Oficial del Estado, «la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que este se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad».

Es importante destacar que no necesitas la autorización de todos los vecinos para instalar el punto de recarga, ni tampoco de la mayoría de ellos. Lo que sí necesitas es la aprobación de la comunidad. Sobre todo si la conexión de la derivación se realiza a un contador de propiedad comunitaria, porque es un elemento común.

2. Contratar a una empresa para instalar el cargador de coche eléctrico

Probablemente no tengas los conocimientos necesarios para instalar el cargador de coche eléctrico. Por eso mismo te recomendamos que contrates los servicios de una empresa especializada. En Jovitel realizamos la instalación de cargadores eléctricos en Málaga, no solo en comunidades de vecinos, también en casas.

WallboxCircutor o Simon son algunos de los productos que instalamos, porque existen muchos tipos de cargadores de coche eléctrico. Desde Jovitel también realizamos instalaciones de cargadores de fabricantes de vehículos y además gestionamos la subvención del plan MOVES.

3. Elegir la tarifa de electricidad más adecuada para coches eléctricos

¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico? Esta es una de las 10 preguntas más habituales sobre cargadores de coche eléctrico. La Ley de Propiedad Horizontal también especifica que tanto el coste de la instalación y como el consumo de electricidad correspondiente «serán asumidos íntegramente por el o los interesados directos en la misma». Por tanto, debes tener en cuenta las diferentes tarifas de electricidad para contratar la más adecuada.

Consulta con tu compañía si tienen tarifa de electricidad para los usuarios de coches eléctricos. Además, busca tarifas Valle y Supervalle para cargar más barato en ciertas horas (por la noche, por ejemplo) y conseguir el mayor ahorro posible en la factura de la luz.

Recargar un coche eléctrico es un proceso sencillo —basta con enchufarlo a la corriente—, pero para llegar a este punto debes primero comprar el cargador de coche eléctrico. Realizar las recargas de forma adecuada hará que el estado de la batería y, por tanto, el rendimiento del coche eléctrico sean siempre óptimos. Estas son las 7 cosas que debes saber antes de comprar un cargador de coche eléctrico

1. Necesitarás contratar a una empresa especializada para instalar el cargador de tu coche eléctrico 

Probablemente no tengas los conocimientos necesarios para instalar tú mismo el cargador de coche eléctrico. Por eso mismo te recomendamos que contrates los servicios de una empresa especializada. Ya sea en tu casa o en tu comunidad, desde Jovitel realizamos la instalación de cargadores eléctricos en Málaga.

Wallbox, Circutor o Simon son algunos de los cargadores que instalamos y también realizamos instalaciones de cargadores de fabricantes de vehículos.

2. Puedes recargar el coche en tu casa o en tu garaje comunitario

Lo más fácil y cómodo es instalar el cargador del coche eléctrico en tu propia casa, en tu garaje privado, con un cargador de pared. Pero si vives en un piso o urbanización, tendrás que instalar el cargador eléctrico en el garaje comunitario. En este caso, deberás informar previamente al presidente de la comunidad o al administrador de la misma.

3. No hay un cargador de coche eléctrico estándar

Es muy importante que conozcas los distintos tipos de cargadores de coche eléctrico para elegir el más adecuado a tu vehículo. Te adelantamos que el enchufe doméstico (el mismo que utilizamos para los electrodomésticos, el ordenador, la consola…) puede servir, pero no es el más recomendable.

4. Puedes tardar en cargar tu coche eléctrico entre 5 minutos y 12 horas

La variedad no solo la encontramos en los cargadores, también en los tipos de recarga de coches eléctricos (o velocidades de carga). En función de la intensidad de la corriente, la batería de tu coche eléctrico puede estar cargada en unos escasos 5 minutos —recarga ultrarrápida o turbo recarga— o puede tardar en hacerlo 12 horas —recarga superlenta—.

5. La toma de carga se puede abrir manual o con botón

En algunos modelos la apertura de la toma de carga del coche eléctrico es manual, es decir, se abre apretando simplemente con el dedo para desbloquearla. En otros, por el contrario, se hace desde un botón físico o digital desde el interior del vehículo, como ocurre en otros coches gasolina o diésel.

6. La batería no se debe dejar que se descargue por completo

El indicador de batería del coche eléctrico te dirá el porcentaje de energía que queda, pero a diferencia de lo que sueles hacer con el móvil, no dejes que llegue al mínimo.

Te recomendamos mantener la carga del coche entre el 20 y el 80%, pero queremos que sepas que si la batería marca 0 el coche podrá seguir circulando unos kilómetros (más o menos en función de cada modelo). 

7. El cargador necesita mantenimiento

Al igual que el propio coche, los cargadores de coche eléctrico necesitan mantenimiento. Sigue siempre las instrucciones del fabricante de tu coche o de empresas especializadas y guarda el cable del cargador correctamente enrollado, sin doblarlo en exceso, después de cada uso. 

Al igual que los coches eléctricos no son todos iguales, tampoco lo son sus cargadores. Lo más fácil sería uno estándar, pero por el momento existen muchos tipos de cargadores de coche eléctrico. Si te estás planteando comprar un coche eléctrico o si lo acabas de adquirir, necesitarás un cargador y te habrán surgido dudas en su elección.

Conector Schuko o enchufe doméstico

En casa tienes un cargador de coche eléctrico. ¿No lo sabías? El conector Schuko también se conoce como toma doméstica o como enchufe doméstico porque es el convencional, es decir, el mismo que utilizamos para los electrodomésticos, el ordenador, la consola…

Es un cargador compatible con todo los coches eléctricos, aunque no el más idóneo para ellos porque no genera suficiente energía. Su intensidad es limitada (hasta 16 amperios) y su potencia máxima es de hasta 3,7 kW, solo permite recarga lenta y no tiene comunicación integrada con el vehículo. Tiene dos bornes y un contacto adicional para la toma de tierra.

Por tanto, puede servir para motos, bicicletas y patinetes eléctricos, o incluso para híbridos enchufables, pero el enchufe doméstico no es el más recomendable para coches eléctricos. Sí podría cargar Twizy, el vehículo eléctrico biplaza de Renault.

Conector Tipo 1, Japonés o Yazaki

El conector Tipo 1, Japonés o Yazaki es un cargador específico para vehículos eléctricos. Es monofásico, tiene 43 mm de diámetro y está integrado por cinco bornes (fase, neutro y tierra con dos pines más de contacto con el coche).

En cuanto a los niveles de recarga, está capacitado para soportar dos niveles de carga en corriente alterna. Para recarga lenta soporta 16 amperios, mientras que para recarga rápida del coche eléctrico permite hasta 80 amperios.

La potencia del conector Tipo 1 para coches eléctricos alcanza los 7,4 kW. En un coche con batería de 50 kWh, con este tipo de conector podemos hacer una carga de 0 a 100% en algo menos de 7 horas en condiciones idóneas.

Es compatible con algunos modelos de Kia, Toyota, Ford, Renault, Citroën, Peugeot, Mitsubishi, Nissan u Opel.

Conector Tipo 2 o Mennekes

El conector de coche eléctrico más común en España es el de Tipo 2 o Mennekes y ofrece mejores prestaciones que el tipo 1. Llamado así por la marca alemana pionera en venderlo en el mercado, cuenta con siete bornes y opción a dos tipos de corriente: monofásica a 16 amperios para carga lenta y trifásica a 63 amperios para carga rápida.

Puede alcanzar los 44 kW como máximo, aunque parte desde 3,7 kW ofreciendo 16A en cargas monofásicas y 63A en cargas trifásicas. Esto implica poder cargar un coche eléctrico con batería de 50 kWh en 13,5 horas de 0 a 100% (al mínimo) o en torno a 1 hora en condiciones idóneas.

Es compatible con modelos de Renault, Tesla, Volvo, Porsche, Mercedes, Audi, Volkswagen o BMW.

Conector único combinado (CCS) o Combo2

El conector CCS o Combo2 está basado en un conector Tipo 2-Mennekes pero al que se le suman adicionalmente dos pines de potencia para corriente continua en la parte inferior.

Una de sus ventajas recae en que posibilita recargar el coche eléctrico con conector Mennekes solo en corriente alterna o bien en corriente continua empleando también los comentados pines inferiores.

En el primer caso, soporta 63 amperios y 44 kW. Por su parte, en la segunda opción permite una recarga más rápida que puede ser de hasta 200 amperios y que puede llegar a un máximo 100 kW, si bien lo más habitual hoy en día es alcanzar los 50 kW. En este caso podríamos cargar el coche eléctrico, con batería de 50 kWh, en aproximadamente 1 hora.

Con cinco bornes es compatible con Porsche, Volkswagen, Daimler, BMW y Audi.

Conector Tipo 4 o CHAdeMO

CHAdeMo es el nombre de la asociación japonesa que integra algunas de las marcas automovilísticas niponas más importantes. Este tipo de cargador de coche eléctrico ofrece recarga rápida en corriente continua y cuenta con diez bornes (ocho de ellos realmente pequeños), entre los que se incluye comunicación con el vehículo.

Puede soportar hasta 200 amperios y hasta 65 kW y además permite la carga bidireccional. Esto quiere decir que el coche eléctrico podría convertirse en un suministrador de energía y volcarla a nuestra vivienda o a la propia red eléctrica.

Es el estándar japonés por excelencia, usado por Subaru, Mitsubishi, Toyota o Nissan.

Jovitel y los cargadores eléctricos

Jovitel es líder en soluciones para coches eléctricos en Málaga . Tanto en casas como en comunidades de vecinos, realizamos la instalación del cargador de coche eléctrico en Málaga de cualquier modelo y formato. Le visitamos sin compromiso y le ofrecemos el presupuesto de la mejor solución para su vehículo. Wallbox, Circutor o Simon son algunos de los cargadores que instalamos, pero también realizamos instalaciones de cargadores de fabricantes de vehículos.

¿Dónde puedo cargar un coche eléctrico? ¿Cuántos tipos de cargadores de coche eléctrico existen? ¿Gasta menos un coche eléctrico? Desde Jovitel queremos dar respuesta a las 10 preguntas más habituales sobre cargadores de coche eléctrico.

1. ¿Dónde puedo cargar un coche eléctrico?

Al igual que haces con el ordenador y el móvil, puedes cargar el coche eléctrico en casa. Y aunque puedes usar un enchufe doméstico como el de cualquier electrodoméstico, es más recomendable instalar en casa un cargador de pared tipo Wallbox. Así podrás cargarlo en unas 6 u 8 horas durante la noche.

No obstante, también se puede realizar la instalación del cargador del coche eléctrico en el garaje comunitario si no lo tienes privado.

2. ¿Quién puede instalarme el punto de recarga?

Una empresa especializada como Jovitel. Realizamos la instalación del cargador de coche eléctrico en Málaga de cualquier modelo y formato, en casas y/o comunidades. Wallbox, Circutor o Simon son algunos de los cargadores que instalamos.

3. ¿Cuánto tarda un coche eléctrico en cargarse?

En función de la intensidad de la corriente, la batería de un coche eléctrico puede estar cargada en unos escasos 5 minutos —recarga ultrarrápida o turbo recarga— o puede tardar en hacerlo 12 horas —recarga superlenta—. 

Entre una opción y otra existe un amplio abanico de velocidades de carga. Nos referimos a la recarga lenta (entre 6 y 8 horas), recarga semi-rápida (entre una hora o una hora y cuarto), recarga rápida (una hora) y recarga súper-rápida (20 minutos aproximadamente). 

4. ¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

Resulta muy difícil definir un gasto económico mensual sobre la carga del coche eléctrico, pero lo que sí te recomendamos es que consultes con tu compañía si tienen tarifa específica para los usuarios de coches eléctricos. Además, busca tarifas Valle y Supervalle para cargar más barato en ciertas horas (por la noche, por ejemplo) y conseguir el mayor ahorro posible en la factura de la luz.

La tarifa Supervalle ha sido creada para permitir el ahorro de dinero al usuario a través de una recarga completa y eficiente del vehículo eléctrico por la noche. 

5. ¿Cuántos tipos de cargadores de coche existen?

No existe un cargador de coche eléctrico estándar, o al menos por el momento. El conector Schuko o enchufe doméstico, el de Tipo 1 o Japonés, el de Tipo 2 o Mennekes, el CCS o Combo2 y el Tipo 4 o CHAdeMO son algunos de los tipos de cargadores de coche eléctrico que te explicamos en nuestro blog. Pero no te preocupes porque en Jovitel realizamos la instalación en Málaga de cargadores eléctricos

6. ¿Gasta menos un coche eléctrico?

En el día a día, un coche eléctrico consume poco más de 1 euro de electricidad cada 100 kilómetros, frente a unos seis euros de combustible en un coche convencional. 

Asimismo, el mantenimiento del coche eléctrico es más barato porque no hay que pagar impuestos de circulación ni de matriculación. Y la ITV es más barata porque no tendrás que pasar las pruebas que miden las emisiones de gases ni las de ruido. 

7. ¿El cargador de coche es monofásico o trifásico?

Según el número de corrientes alternas, el cargador de coche eléctrico puede ser monofásico (que solo tiene una fase, una corriente alterna) o trifásico (con tres fases).

En el caso de tener un coche eléctrico compatible con carga trifásica, entrarán en el coche tres corrientes diferentes de forma independiente y simultánea. Esto permitirá que la batería se cargue más rápido, aunque todo dependerá también de la capacidad del cargador o de la potencia contratada en casa.

8. ¿El coche eléctrico tiene ‘reserva’?

¡Qué habríamos hecho en más de una ocasión sin esa ‘reserva’ que tienen los coches de gasolina o diésel! Pues tu coche eléctrico también la tiene. Para cuando la autonomía marque 0, el fabricante ha reservado un pequeño margen y el coche podrá seguir circulando unos kilómetros (más o menos en función de cada modelo), pero lo mejor será que no lo compruebes nunca.

9. ¿Necesita mantenimiento el coche eléctrico?

No vas a tener que cambiarle el aceite ni el embrague ni la correa de distribución, pero el coche eléctrico también necesita mantenimiento. Entre las revisiones más importantes de un coche eléctrico está comprobar el aislamiento de las conexiones entre el motor eléctrico y la batería y cambiar el líquido refrigerante del circuito eléctrico.

Además, los neumáticos, las escobillas del limpiaparabrisas, los amortiguadores o las pastillas de frenos también se gastan, así que no olvides pasar por el taller cada cierto tiempo.

10. ¿Puedo lavar el coche eléctrico con agua a presión?

En este sentido el coche eléctrico actúa como cualquier coche gasolina o diésel, así que puedes acudir a un puesto de lavado y limpiar tu coche eléctrico como prefieras: con una manguera de agua a presión o en un túnel de lavado automático. La batería es hermética y va bien protegida.

Hace no mucho tiempo, a nadie se le habría ocurrido instalar una alarma que no tuviera conexión a una central receptora; aunque la realidad es que la enorme cantidad de falsas alarmas y avisos sin motivo a la policia, terminaron provocando incluso un cambio de legistalación.

Los lectores de cierta edad recordarán como antiguamente decoraban la fachada de los negocios y oficinas a pie de calle, unas llamativas sirenas que alguna vez durante el año, terminarian despertando a todo el barrio por alguna falsa alarma.

Estas molestias, combinadas con el gasto generado por las visitas no justificadas realmente por la policía, terminaron introduciendo en la legislación de seguridad la doble verificación.

El paso que vino después fue el servicio de acuda, las compañías en lugar, o además de llamar a la policía, enviaban a una persona a verificar qué había pasado realmente y esperar a la policía. Cuando el acuda llegaba podía a veces confirmar qué había pasado.

Otras no tanto, porque no deja de ser una persona que no tiene permiso para acceder a la propiedad, y habitualmente (hay empresas que si lo ofertan) tampoco tenía llaves para entrar, por lo que no podía más que mirar desde fuera e intuir.

Este servicio, de una utilidad discutible, era y es poco práctico en general, e introduce un coste para la empresa receptora (que traslada a sus clientes) y tiene una utilidad muy limitada. Imaginemos cualquier empresa de ambito nacional, en cualquiera de las provincias, que cuente con una persona de acuda. Salta una alarma, por ejemplo en Nerja (pongo este ejemplo porque escribo desde Málaga), ese acude vive en Málaga capital, algo muy probable por la cantidad de población que acoge.

Esta persona necesitará una hora para llegar hasta esa alarma. En una hora da tiempo a mucho cuando se trata de un asalto. No contaremos con que estando allí surja otra alarma, por ejemplo en Marbella, a dos horas de Nerja.

Alguien en una gran empresa pensó, que para el coste que tenía y la utilidad real, ahora que la legislación obliga a la verificación, se lo podian ahorrar.

Lo que pasó a partir de entonces es que las compañías sustituyeron la comprobación manual, por la verificación técnica. La ley de seguridad del 2011 introduce el concepto de Verificación de alarmas, que podrá ser secuencial, por audio, video o presencial.

Esto quiere decir que para que una empresa de alarmas pueda avisar a la policía, deben poder verificar la alarma por uno o varios de estos medios: mediante visualización en video tras saltar la alarma, audio tras saltar la alarma, personalmente o por la activación de tres detectores en un periodo de tiempo determinado, o dos detectores y el corte de comunicación, etc.

A efectos prácticos, nos encontramos que en el día a día, el usuario que tiene una alarma en el hogar o negocio, cuando salta un sensor por la noche, recibe una llamada de la central donde le indican «ha saltado un sensor». Vamos a suponer que eres el dueño de una tienda; te avisan que ha saltado un sensor en tu almacén. No hay sonido ni imagenes de qué ha pasado.

Lo que pasa en estos casos, es lo que estás pensando: nada. Es responsabilidad tuya si quieres ir a tu negocio (que puede estar lo mismo a 5 que a 50km de tu domicilio) y ver si ha pasado algo realmente o ha sido un falso positivo.

Ahora que hemos llegado hasta aquí, es cuando procede. ¿Tiene sentido pagar 500€ al año a alguien para eso?

Los sistemas de alarma han avanzado mucho en general, no solo los exclusivos de conocidas compañías. Permiten aviso instantáneo mediante APP, video-verificación, interconexión con cámaras adicionales, activación de luces u otros mecanismos, doble o triple canal de comunicación, etc. y todo esto dentro del grado 2 de la norma UNE 50131 que regula en Europa este tipo de equipamiento.

Obviamente, las CRA siempre tendrán su público objetivo, ¿pero que pasa con el otro 95% del mercado?

Si preguntas a una empresa nacional, la argumentación es siempre parecida:

  • Protección frente a falsas alarmas.
  • Código de alarma silenciosa en caso de coacción.
  • Protección ante sabotaje de alarma.
  • Protección ante inhibiciones de alarma.
  • Protección ante cortes de luz.

Y es cierto, pero es que esas prestaciones no dependen de una central, sino del equipo que usemos; y los hay realmente buenos en el mercado, solo hay que buscar un poco. Le espera un futuro complicado a las empresas de alarmas, de ahí que sin mucho ruido, estén en la vía de reinventarse para intentar comerciar con la información de los usuarios…. Pero ese tema lo trataremos aparte en otro capítulo.

Teletrabajo es sin duda la palabra de este año. De pronto, muchas empresas que ni se lo planteaban se han sumergido de lleno, también muchas sin quererlo, en esto del teletrabajo.

¿Es seguro? La respuesta es: podría serlo. Probablemente, la seguridad no dependa solo del tipo de conexión, que también; sino de la filosofía de la empresa respecto a la seguridad.

Las soluciones para el teletrabajo pasan por las conexiones VPN para el acceso a los datos que necesitamos para trabajar, un buen Firewall debe ser nuestro aliado en estas lides; pero nunca olvidando, que no existe firewall ni antivirus, que pueda proteger nuestros sistemas, de un usuario pulsando SI a una ventana que aparece en su escritorio.

Hoy dia existen equipos Firewall que permiten tener sin ningún problema a 50 empleados trabajando remotamente conectados a las instalaciones de la oficina, incluso para acceder desde dispositivos móviles con total seguridad y no suponen un desembolso importante para una empresa.

La seguridad ha sido durante mucho tiempo la gran olvidada de la informática, pero los tiempos nos han enseñado no ya que es una buena inversión, sino más bién una inversión imprescindible.

Con nuestros datos en la nube estamos ante la misma situación aunque un escenario diferente, pero no podemos dar por hecho que por alojar nuestra información en un lugar super protegido contra terremotos y ataques terroristas, implica que no se nos pueda colar alguien por las mismas puertas por donde entran nuestros empleados y hacer estragos.

En este caso, como en casi todos, la seguridad empieza por nosotros mismos, por lo que es imprescindible cultivar en la empresa la cultura del uso responsable, de leer lo que aceptamos en una pantalla de ordenador o móvil e intentar hacer un uso exclusivamente laboral de las herramientas de las que disponemos.

Videoconferencia ¿Tiene sentido invertir?

La videoconferencia no es un invento de este año, aunque las circunstancias vividas, han hecho que haya llegado ahora a la mayor parte de la población de forma masiva.  En cualquier caso, el teletrabajo, ha llegado para quedarse, y con él la videoconferencia.

Las ventajas para las empresas y trabajadores son obvias.  Ahora ha sido el estar en absoluto contacto a pesar del confinamiento, pero cuando la situación se normalice, se hará notable la venta que supone el ahorro de costes para todas las partes.  Ahorro de coste en desplazamientos, de tiempo en ir a trabajar, de desgaste psicológico en caravanas.  Del mismo modo, muy habitualmente estos costes ha de sufragarlos la empresa.  No hay duda que son muchas las ventajas de este sistema.

Hasta ahora, grandes compañías como Polycom (ahora Poly) o Lifesize copaban el mercado con soluciones propietarias, de alto coste y gran efectividad.

Hubo un tiempo en que las aplicaciones basadas en software, no podían competir, el tráfico no era punto a punto como una conexión H 323 o RDSI, lo que daba lugar a problemas de calidad y seguridad en las llamadas.  Ya se sabe que internet es un medio “no regulado” por lo que no se podía garantizar nada en ninguno de los sentidos.

Pero el acceso a la banda ancha generalizado ha dado un vuelco a esa situación.  En España, con una penetración de la fibra óptica superior a la mayoría de nuestros vecinos europeos, es absolutamente normal para un empresa tener una conexión de alta calidad.

En estos tiempos, aplicaciones como GotoMeeting, Zoom o Teams (sistema que proviene de la compra de Skype por Microsoft), ha demostrado que los enlaces multipuntos por software, en algunos casos gratuitos, son posibles.

Si esto es así ¿cuál es la mejor inversión en videoconferencia?

El avance de la tecnología ha segmentado el mercado.  Por una parte, grandes compañías,  que requieren un grado extraordinario de seguridad por lo temas que se tratan, deberían seguir confiando en plataformas cerradas y equipos de gama alta. En este ámbito, las conexiones punto a punto y las VPN deberían seguir siendo la referencia.

Por otra parte, las aplicaciones basadas en software bastarán para la mayoría de los teletrabajadores, la cámara de un portátil y una buena conexión a internet, será suficiente para mantener conversaciones.  Es palpable el uso satisfactorio que gimnasios o academias han hecho de estos sistemas estos meses.

Entre ambas, están (o deberían) la mayoría de las empresas. Una reunión comercial o de dirección de un mínimo nivel, no se puede acometer con la webcam de un portátil, la videoconferencia es también, otra carta de presentación de nuestra empresa; y dice mucho a favor de una empresa, el contar con un sistema de calidad en ese sentido.  Por lo que es seguramente la mejor inversión, buscar el equilibrio entre equipos para salas de calidad, con plataformas de coste sostenido.

En este ámbito de plataformas, Zoom ha sido tachada de falta de seguridad, con razón visto los agujeros que se han detectado.   Cisco, un operador con mucha experiencia, sigue remodelando su plataforma Webex Meeting, incluyendo ahora colaboración con Webex Teams.  También, siin duda, Microsoft con Teams ha montado una oferta muy interesante, ya que su aplicación se integra perfectamente con el resto de la suite Office 365.  Google, que con hangouts se ha visto sobrepasado, está lanzando aun meets.

Es posible integrar, cámaras de calidad, como Logitech Group con alta resolución y movimiento, u otras con Konftel o Grandstream, con servicios como Teams.  Dando resultado comunicaciones de alta calidad para salas o combinaciones de sala/usuario individual.  Este tipo de equipos, es además compatible con el uso de equipamiento no profesional (como un movil o un portatil), por lo que su rentabilidad está garantizada.

Si preguntamos de nuevo ¿invertir en videoconferencia?  La respuesta es sí, pero buscando el asesoramiento de especialistas, que nos ayuden a obtener los mejores resultados con los costes más contenidos. 

Además, parece que el futuro que viene es la interconexión de plataformas, por lo que habrá que estar atentos.

Transformación Digital.  Digitalización del negocio.  ¿Son lo mismo? ¿Qué es exactamente la transformación digital?  Cada vez leemos y oímos más estos conceptos, a menudo manejados por gente que no tiene nada claro lo que es.  Vamos a intentar arrojar luz sobre este tema.

Lo primero que tenemos que saber sobre la Transformación Digital (así, con mayúsculas) es que no es una opción.  Y no, no es instalar un CRM en su negocio, ni tampoco crear una web del mismo, que también; pero no, no es digitalizar su negocio.

Por supuesto que esto también es necesario, pero la Transformación Digital, es un concepto que va más allá.  La digitalización debe ser entendida como un medio, no como un objetivo en sí misma.

Las relaciones de los clientes con las empresas han cambiado, el cliente quiere interactuar con la empresa y busca una marca reconocible que le proporcione confianza , y la satisfacción del cliente debe situarse muy por encima de otros objetivos de la empresa.

Este cambio debe afectar al conjunto de las organizaciones, y todos sus departamentos deben aportar un cambio de mentalidad en consonancia con la estrategia empresarial.  La movilidad, la hiperconectividad, el análisis de datos o las relaciones sociales de nuestra era son parte de las bases desde donde erigir ese cambio.

Una de las claves de la Transformación digital consiste en encontrar mecanismos para cumplir objetivos como:

  • Encontrar nuevas formas de satisfacer al cliente
  • Aumentar los ingresos de la empresa
  • Crear una cultura de la innovación
  • Encontrar nuevas vias para fidelizar al cliente
  • Modernizar y digitalizar la estructura de la empresa
  • Mejorar la colaboración entre sus miembros
  • Canalizar el flujo de buenas ideas
  • Responder rápidamente a los cambios del mercado

Y en definitiva, darle a la empresa una ventaja competitiva en el mercado.

Solo las empresas que apuesten por este cambio, tienen alguna posibilidad de sobrevivir en el futuro vertiginosamente cambiante que nos espera.